viernes, 9 de enero de 2015

El caso "Charlie Hebdo" español

Este año se cumplirán 38 años del trágico ataque a la redacción de "El Papus". Nada mejor para no olvidar aquel trágico precedente que recuperar las viejas viñetas de Carlos Gimenez,
.






viernes, 13 de junio de 2014

Aena Aeropuertos (y asociados)

Pues parece que por fin se han salido con la suya. La privatización de Aena Aeropuertos (antes Aena) ya esa un hecho. La amenaza llevaba acechando casi desde la creación del ente (casi 25 años), pero ha sido en estos últimos tiempos de crisis cuando ha cobrado aun mas fuerza. En los últimos tres años (es decir, tanto con los unos como con los otros en el Gobierno), los "nuevos directivos" de Aena Aeropuertos (procedentes de entornos EREizados, como p. e. Vocento, y sin ninguna experiencia aeronáutica) han hecho un recorte brutal del gasto empresarial del gestor aeroportuario. Recorte que ha supuesto dejar unas cifras económicas razonablemente saludables (y con varios cientos de trabajadores en la calle), pero que han provocado la caída en picado de multitud de empresas del sector, habituales contratistas de Aena, las cuales han tenido que sobrevivir gracias a lo de casi siempre: reducciones salvajes en los sueldos de sus trabajadores, cuando no el despido de los mismos. Victimas colaterales, que sin embargo han demostrado que Aena Aeropuertos podía sobrevivir con una gestión mas austera. Pero no... 

A principios de esta semana nos encontramos con directrices procedentes de la cúpula directiva de Aena Aeropuertos para sacar adelante en cuestión de días todos los proyectos de inversión hasta ahora retrasados o directamente parados en aras de la tan manida austeridad. Lo que hace pocos días debía aguantar durante todo el tiempo posible, ahora dan luz verde para comprar y renovar cualquier cosa susceptible de renovación por mínima obsolescencia que tuviese. En otras palabras, "nos hemos vuelto locos", "han llegado los Reyes Magos en el mes de Junio". Algunos optimistas pensamos que la razón era que nuestra querida clase dirigente podría vender el hecho de "Vean vdes, queridos votantes, como estamos revitalizando la inversión, señal inequívoca de que salimos de la crisis"... Pero no...

La situación final ha sido que después de sanear una empresa publica cuyas cuentas de ingresos se alimentan únicamente de capital propio (es decir, de los pasajeros, compañías y demás actores aeroportuarios, y no de los  contribuyentes) , va a aprobar en las próximas semanas unas partidas de inversiones exageradamente altas para hacer atractiva la entrada del capital privado. La gallina de los huevos de oro ha usado estos para pagarse un lifting, pero no es descartable que quede clueca, o que acabe bajo el hacha del granjero para hacer caldo en cubitos.

Amigos pasajeros y clientes de los aeropuertos españoles: cuiden sus instalaciones, porque me temo que pasarán lustros hasta que se renueven. Y comprendan la segura merma de servicios. No estamos para servirle, estamos para servirnos de vdes.


sábado, 17 de agosto de 2013

48 horas en autocaravana

Desde hacía mucho tiempo, nuestro Pablete nos venía pidiendo poder ir de excursión en auto caravana. Dados los prohibitivos precios de alquiler que tienen, lo dejamos pasar, confiando en que se le olvidaría. Sin embargo hace algunas semanas, casualmente y a través de un contacto de un familiar, no surgió la posibilidad de pillar una auto caravana por unos cuantos días a un precio simbólico.



Tras unas cuantas explicaciones básicas por parte del dueño sobre el manejo de tan enorme trasto (agua, sistema químico, sistema eléctrico, ...), salimos a recorrer tierras castellanas una calurosa tarde de domingo, partiendo desde nuestro rincón serrano (Cercedilla) y tomando como primer objetivo el pueblo de mis ancestros maternos (Bonilla de la Sierra).


Ver mapa más grande

Dado que legalmente no se puede ir a mas de 90 kmts/h con estos trastos, decidí pasar del peaje y tomar la "vieja" ruta de la N-VI y la N-110. Cuando veía tras de mi dos o tres coches esperando la llegada del carril de vehículos lentos, me sentía como un camionero a la vieja usanza.


Llegados al anochecer a nuestro primer destino, degustamos una cena fría cortesía de mi Tío Ginio, con posterior licor de hierbas y helados en la plaza del pueblo, al amparo del único bar existente en dicha plaza, y con esa sensación que da estar en un pueblo que por unos días ve aumentar con los hijos y nietos de la emigración franquista sus habituales y escasos 100 habitantes.

La duda sobre si dormir en la casa familiar o en la auto caravana tuvo respuesta clara por parte del sector infantil, así que, no sin cierta curiosidad, nos metimos los cuatro a dormir en el dichoso trasto, arropados por las campanadas de la iglesia. La noche transcurrió sin novedades y de forma sorprendentemente cómoda.
 
A la mañana siguiente, después del desayuno, emprendimos camino de nuestro destino para la hora de la comida (La Alberca), con alguna mínima parada inicial para asegurar los cargadores de dispositivos diversos. No obstante nos tocó "sufrir" algunas de las extrañas rutas del Waze. Maldita la hora en que mandamos a paseo el mítico mapa de carreteras.
 
Llegados a La Alberca, descubrimos una zona de aparcamiento exclusiva para auto caravanas, con lo que allí la dejamos, y nos vamos a comer a la plaza principal. Tras una comida no especialmente exagerada, intentamos sestear en la auto caravana aparcada. Y ahí si es donde surge lo que podemos denominar "modo gitano". Una calorina importante acompañado de la banda sonora de nuestros autocaravanistas vecinos. Aguantamos hasta las cinco de la tarde y decidimos seguir en ruta, en este caso hacia las Batuecas, bajando el impresionante puerto de El Portillo. Afortunadamente el manejo del enorme trasto ya se hace fácil, aunque de vez en cuando algún suspiro escapa por parte de la copilota.
 
Una vez finalizado el puerto, aparcamos en un pequeño aparcamiento y nos damos un agradable paseo de un par de kilómetros bordeando el rio. Las criaturas, dada su natural desinhibición, optan por quedarse en pelota picada y chapotear en el rio. Tras conseguir que se vuelvan a vestir, me preguntan sobre quien vive en el Monasterio que hay junto al rio. Mi respuesta en el sentido de que dentro habitan brujas no parece gustar nada a la madre.
 
Continuamos carreteando y entramos ya en la provincia de Cáceres. Pasado Las Mestas, llegamos a un cruce en el que decidimos volver en dirección norte, dado que la previsión inicial del viaje era subir hacia Zamora. A la altura de Riomalo de Abajo observamos como la aguja del gasóleo pea súbitamente un importante bajón, aunque la reserva no llega a encenderse. Seguimos hasta Sotoserrano y preguntamos por la gasolinera más próxima: la respuesta acojona: Béjar o La Alberca. Y ahora sí, la reserva se ha encendido. Decidimos por tanto tirar para Béjar, dado que el recorrido es más recto y llano. Atravesamos kilómetros de campos desiertos con los dedos cruzados. Para alegrarnos aún más la tarde, en Horcajo de Montemayor nos encontramos con que la carretera a Béjar está cortada, por lo que un aldeano nos indica otra ruta alternativa. Ya cruzamos hasta los dedos de los pies. Pero afortunadamente sí, tras unos cuantos kilómetros de agobio, llegamos a Béjar y llenamos el depósito hasta los topes.
 
¿Y que hacemos en Béjar a las nueve de la noche? El acojone del combustible nos ha desbaratado un poco los planes, así que decidimos salir hacia las afueras en busca de alguna zona agradable para aparcar y cenar. Entre Cantagallo y Puerto de Béjar, pegado a la carretera, encontramos un auténtico y clásico merendero, lleno de gente (es decir, no más de treinta personas), con bancos de madera y piedra, Cadena Dial a todo trapo, padres, abuelos y niños, columpios de al menos cincuenta años, y unos precios... irrisorios. Santa Bárbara se llama el sitio, anótenlo.
 
Tras degustar unos bocatas de jamón serrano de la zona, procedemos a encerrarnos en la auto caravana, esta vez si, sin la seguridad de una "zona amiga cercana". La noche, al menos para mi, transcurrió apaciblemente, con el encanto que supone dormir junto a un ventanuco medio abierto por el que llegan los sonidos de la noche junto a una pequeña carretera.
 
A la mañana siguiente, sin embargo, me encuentro con la sorpresa de que la madre de mis hijos solicita nos planteemos la posibilidad de volver a nuestro "espacio de confort", es decir, a casa. Tanteo al sector infantil, y parece que ellos también están de acuerdo en volver. Quizá el haber estado tanto tiempo el día anterior dentro del vehículo les ha hecho mella. Lamentando no haber sabido enfocarlo de otra forma más "lúdica", procedemos a volver a casa sin prisa.
 
 
 
Tras mover la auto caravana un par de kilómetros (dado que estábamos en una zona solo autorizada para turismos), desayunamos dentro mientras observábamos un curioso fenómeno, ya visto la tarde anterior: los "paseítos". En efecto, resulta impresionante ver como un elevado porcentaje de la población de los dos pueblos entre los que nos encontrábamos se dedica a "andar" entre ambos pueblos usando el arcén de la carretera. Esos andares en modo jubilado/a, aún cuando los andarines no hayan cumplido los cuarenta. Pobres, no tendrán veredas y por eso se dedican a gastar la carretera.
 
Como decía antes, procedemos a volver a casa, aunque sin prisa, y aprovechando paradas de interés. En concreto esta mañana fueron dos: en primer lugar, la Dehesa de Candelario, con un agradable y corto paseo.
 
 
 
Y la segunda, parada obligada en Guijuelo para abastecernos de la ambrosía típica de la zona:
 
 
 
Llegada la hora de la comida, entramos en Peñaranda de Bracamonte en busca de sitio adecuado para comer y para aparcar el "trasto". Ninguna de las dos conseguimos, por lo que retomamos la ruta por la autovía, y decidimos hacer parada para comprar pan comer en la auto caravana. La parada la hicimos en un auténtico pueblo fantasma denominado Chaherrero. Casas cerradas a cal y canto, y en donde las únicas muestras de vida que vimos fue la de dos paisanos impresionantemente barrigudos, sentados en la misma gasolinera, y tumbando a una velocidad pasmosa latas de Mahou clásicas una tras otra.
 
 
Por no hablar de la vieja piscina municipal, que seguramente conoció tiempos mejores hace ya unos lustros.
 
Y ahora ya si, llegada sin novedad a nuestro punto de origen, salvo el gálibo que me comí en el peaje de San Rafael, junto con una ventana de la parte superior de la auto caravana que, a nuestra llegada, observamos que "sorprendentemente" había desparecido arrancada en alguna maniobra, dado que no debimos de cerrarla. ¡GAÑAN!
 
 

martes, 2 de julio de 2013

Bicicleta urbana

Hoy al alba, con viento flojo de Levante, y dadas las adecuadas circunstancias familiares y de logística, por fin he realizado esa ¿hazaña? tan "cool" de ir a trabajar en velocípedo. Lo de "cool" se refuerza por el hecho de que buena parte del recorrido transcurre por exclusivos barrios madrileños, casi desiertos a las horas mañaneras (salvo por chachas filipinas que sacan a defecar al piji-perro). El perfil y la distancia de la etapa no es que sean para tirar cohetes, pero es una agradable forma de comenzar el día:
 
 
Dicho esto, lanzo algunas cuestiones a los seguros lectores amantes de la "urban-bike":

- Recomendaciones de "cabalgadura", en base al perfil de la etapa. Hacer este recorrido con mi (única y actual) bicicleta resulta muy cómodo, pero no tengo espacio físico para "guardar" esas 29 pulgadas en casa, y me niego a pagar los 40 euros mensuales de alquiler de una plaza de garaje para motos que me piden en el barrio.
 
- Recomendaciones de portaequipajes: La mochila es lo mas recurrente, pero no resulta agradable llegar al trabajo con la espalda como la presa de Tous.
 
- Casco si / Casco no: Se que andais "entretenidos" con esa cuestión. Hoy me lo he puesto, pero es un coñazo. Se admiten sugerencias.



Y para terminar: Lo malo va a ser la vuelta: a las tres de la tarde, mas cuesta arriba que cuesta abajo, y con la que está cayendo...
 

martes, 12 de febrero de 2013

Thank God it's Tuesday

Son muchos los días en los que me viene a la memoria la película "Groundhog Day", titulada ridículamente en español como "Atrapado en el tiempo". Y si, en mi caso, al igual que Bill Murray, y al igual que otros tantos, el día a día se convierte en buena medida en una sucesión casi idéntica de los mismos acontecimientos, y todos ellos invariablemente a la misma hora: Despertador, Nespresso, dientes, afeitado, ducha, levantar a la familia, salir de casa, parada en el colegio, fichar en el trabajo, segundo café de la mañana, hora de la comida, fichaje de salida, actividades extraescolares, compra diaria, cena, ...

Afortunadamente solo estamos hablando de cuatro días a la semana. La llegada del viernes favorece nuevas expectativas en el momento de abandonar el entorno laboral. El fin de semana favorece en definitiva las actividades más lúdicas y placenteras. Dos días y pico para disfrutar y el resto ¿para sobrevivir? ¿cierto?... pues no, yo afirmo que ¡ ni de coña !.
 
Con la base de una cierta estabilidad física, emocional y ambiental, esta bitácora exige que los grises y continuos "cuatro días de la marmota" se conviertan en jornadas con alicientes, jornadas distintas y porqué no decirlo, jornadas enfocadas al hedonismo. Solo basta "buscar, valorar y ejecutar".
 
Unos podrán encontrar esta válvula de escape entre las cuatro paredes de un oscuro bar de barrio, puede que con una mano en una copa y la otra en un dardo. Respetable, pero con ciertos reparos en base a los (seguros) efectos secundarios.
 
Algunos otros optarán por calzarse las zapatillas para correr, trotar, andar a paso rápido o ir a ver obras. Recomendable como "despejante" ejercicio mental, e incluso con beneficios físicos.
 
Otros varios optarán por buscar refugio en espectáculos culturales, como puede ser una sala de cine o un concierto. No solo respetable, sino compartible (en mi caso, pasado mañana).
 
 
Y por último, la más placentera (quizá por novedosa) de las experiencias lúdicas entre semana que estoy experimentando: refugio entre fogones y placeres gastronómicos. La semana pasada fue un exquisito besugo al horno regado con un Verdejo de Rueda.
 
 
 
Esta sin embargo ha tocado un Tataki de atún con tomate (vía Mercado de Ventas y el blog de mi querido @Fdelama), y regado en este caso con un Malvasía Seco (para hacer los honores a Tali Arenao). Y he aquí la cuestión... ¿por qué narices hay que esperar al fin de semana para darse un gustazo culinario? El martes es un día perfecto, como punto intermedio de la semana laboral, contando con la ventaja de encontrar mercados más vacios y probablemente precios más asequibles. La única precaución es no acabar con toda la botella de vino de una tirada.
 
¡Gracias a Dios ya es martes!
 
 
 

lunes, 4 de febrero de 2013

Andorra: Notas de un freak (Entrada actualizada)


No creo que las recomendaciones que más abajo incluyo puedan ser de gran utilidad. Quizá para mi mismo si en mi visita anual a Andorra se convierta ya en periódica:
  • Para ahorradores compulsivos: Algo más de 1 euro menos de peaje si en el recorrido Zaragoza-Andorra (o viceversa) utilizas la salida/entrada de Fraga en vez de la de Soses-Alcarras (entre esas dos salidas la N-II es autovía, es decir, A-2).
  • Así mismo, y dado que el precio del combustible es inferior comparativamente con España, procura llegar allí con el depósito lo más vacio posible.
  • Para el recorrido desde la A2: Comida a base de Calçots (dada la época del año) y parrillada en “Can Puig” (Alcoletge). Un poco caro, pero agradable y casero.

  • Otra recomendación gastronómica para el camino “Cal Xirricló”, en Balaguer. Acojonante relación calidad-precio. Menús de 15 euros con auténticas delicias de la tierra. Altamente recomendable:

  • Carretera de Lleida a Andorra plagada de radares. Recomendable GPS con mapa de radares.
  • Conductores andorranos: Ojo con ellos, van como locos. Allí no saben lo que es un paso de cebra. Además van a toda leche, sobre todo en la carretera desde Lleida a Andorra (no estarán acostumbrados a tanto kilómetro de asfalto, je, je).
  • Ir de compras: Si tienes American Express, olvídate de usarla. No la cogen en ningún sitio.
  • Más compras: Lo único que merece la pena son los vicios en forma de alcohol y tabaco. En lo que se refiere a electrónica y similares, precios iguales o superiores a los de las grandes superficies patrias y/o portales web.      
  • Telefonía móvil: El único operador existente (MOBILAND) no está considerado en las tarifas roaming habituales para Europa (o mejor dicho, UE). En definitiva, que si usas el móvil en Andorra, los costes serán lo que los operadores de telefonía móvil españoles llaman “Zona 2”, equivalentes a países europeos no comunitarios, o a EE.UU. Puedes ver tarifas aproximadas aquí. Consejos: Usa la cabina de teléfono fijo “de toda la vida” (va a monedas y sale muy bien de precio) o si tienes acceso WiFi, tira de soluciones tipo Skype o similares.
  • Zonas WiFi muy frecuentes. En hoteles y establecimientos de restauración. También en la zona alta del Funicamp (en pistas), e incluso cobertura casi plena en toda la estación de Arcalis.
  • Caldea: Busca alguna oferta a través de portales tipo Privalia. Yo conseguí pagar hasta 18€ menos gracias a una de estas ofertas.
  • Forfaits: Busca ofertas locales. En mi caso coseguimos forfaits de día gratis por compras de perfumería en Escaldes.
  • Si vas a esquiar y decides llevar el coche a Encamp, puedes utilizar el parking al aire libre que está cruzando la carretera al otro lado del complejo Funicamp. Es más barato que el parking cubierto del complejo, aunque en esta temporada hemos comprobado gratamanete que los precios tampoco eran exagerados (menos de 5€ por una jornada completa de esquí).
  • Las taquillas para dejar el material de esquí por la noche son muy recomendables para evitar ir cargados (2€ por dos pares de tablas).      
  • Mírate las tarifas de alquiler de material, porque es probable que te resulta más cómodo que llevar tu propio material.
    
Que ustedes lo disfuten…

jueves, 3 de enero de 2013

Ni siquiera para tí

Valle del Kas, año 199x (sustituya la x por un número cualquiera). Allí tenía (y tengo, pero con matices) mi por entonces "cubículo individualista". Algunos días, esos días en los que no estaba para nadie, ni siquiera para ti, abstraerse del mundo exterior resultaba sencillo. En aquellos lejanos días solo un teléfono Domo era el contacto con el mundo exterior (la puerta de entrada también, pero lo de las visitas inesperadas solo pasa en las películas y en los Zipi y Zape con los Plomez).


Volvamos al teléfono Domo. El que dicho aparato dejara de funcionar era muy sencillo. Bastaba con desenchufar el cable de la pared y listo. No, no valía descolgarlo. Si alguien llamaba daba señal de comunicando. El truco estaba en que no hiciera ni un solo ruido. Desconectarlo significaba desaparecer del mapa. Ni siquiera existía aún el contestador de Telefónica (o bien no quería activarlo), o bien el "pilotito" de llamadas recibidas. Nada. La más absoluta de las desconexiones mundanales. 
 
El tiempo pasó, y con el la llegada de la telefonía móvil. Aquí les presento mi primer teléfono, adquirido con el final del siglo pasado:
 
Si, la telefonía móvil. Ese gran invento que empezó a permitirnos (sino a obligarnos) a estar permanentemente localizados. Llamadas y SMSs comenzaron a ser nuevos canal de contacto. Pero la cosa no quedó ahí. La popularización del correo electrónico también despuntó con el final del siglo. En un primer momento, para muchos, en forma de uso exclusivo para entornos laborales, pero posteriormente también para uso personal.
 
 
Avanza el siglo XXI y los canales de comunicación se multiplican: Redes sociales, servicios de mensajería avanzados tipo Whatsapp, Skype y la madre que lo parió. Y en esas estamos...
 
Si, en esas estamos. Estamos en que con tanto canal de comunicación, resulta difícil no estar para nadie, ni siquiera para ti. La solución simplista pasaría por proponer que si no se quiere tener contacto con el resto del mundo basta con no hacer uso de tantas vías de comunicaciones (aún cuando se pongan a chillar como locas en el momento en que las vuelvas a activar), pero cuando uno asume responsabilidades diversas, es complicado desconectarse por completo.
 
Y todo este desbarre ¿a cuento de que viene?. Lo cierto es que en las últimas fechas se han dado bastantes situaciones en las que he dejado de responder a llamadas telefónicas y a mensajes enviados por distintas vías. Pero en realidad no ha sido por ninguna razón tangible. Como diría el Vizconde de Valmont: "Sencillamente, no puedo evitarlo". Y así es. Y me temo que a más de un@ le haya podido sentar mal. Y es por esta razón por la que echo de menos la facilidad con la que tiempo atrás tiraba del cable del teléfono para "desconectar" en el sentido más literal de la palabra.
 
Reivindico por tanto desde esta bitácora el derecho a permanecer silencioso de forma voluntaria, aún cuando no haya ninguna razón para ello...
 
 
O puede que si...
 
 
 

viernes, 21 de diciembre de 2012

Spotify: Sincronizando archivos locales

No son muy habituales las entradas técnicas en este blog. Sin embargo en este caso, dado que he sudado tinta hasta encontrar la solución, quiero compartirla.
 
Llevo meses disfrutando de una cuenta Premium de Spotify. En general estoy bastante satisfecho del uso de la herramienta. Sin embargo cuando quise incorporar a mis listas ficheros locales de canciones no existentes en Spotify, resultaba imposible. La nota oficial para hacer estas operaciones es esta, pero por más que la aplicaba y reaplicaba, aquello no funcionaba. Finalmente, tras bastantes vueltas, descubrí que el problema estaba en ciertos filtrados existentes en mi red WiFi, filtrados que impedían que el PC con el programa Spotify "viese" el/los dispositivos móviles asociados. Esta es la solución a mis desvelos:


Así es. Básicamente deshabilitar las opciones WMM en el router (marca Netgear, proporcionado por ONO).
 
Por cierto, que no solamente he conseguido hacer funcionar correctamente el Spotify. Otro artefacto conocido como Wii, que reposa bajo el mueble de la TV, también ha conseguido realizar correctamente la conexión a Internet vía WiFi, cosa que no ocurría desde el último cambio de router que "sufrí" por parte de los técnicos de ONO.

Para cerrar, incluyo uno de los "temas culpables" que me ha obligado a descubrir la solución al problema. Y no, no está en Spotify.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Lanzarote: Las agujas del reloj

Recupero un mensaje publicado en un foro habitual sobre mis experiencias turísticas conejeras. Y para ello nos daremos un paseo virtual a la isla siguiendo las agujas del reloj, y comenzando en Arrecife.


En Arrecife: Paseo marítimo junto a la Playa del Reducto (paralela a la Avda. Fred Olsen). Visita al Castillo de San Gabriel y su dársena de acceso. Más hacia arriba, la zona de "El Charco de San Ginés", donde se puede comer bien y barato (menos los domingos, que cierran todo).

Playa Honda: No es que sea especialmente bonita, pero a mi me resultó atractivo el hecho de ser una zona "anti-turística" y totalmente local. Viviendas bajas con gente de allí, los bares son tales bares de "no-guiris" y la playa llena de gente de la zona practicando deporte.

Playa Pocillos: Una playa cómoda por ser urbana, además de muy ancha y grande.

Camino del sur, tomando la carretera LZ-2 en dirección a Yaiza. No obstante yo recomiendo abandonarla antes de llegar a Yaiza, en la rotonda de La Majada, y tomar dirección hacia Femés. Carretera con más curvas, pero más espectacular. Desde Femes, bajada a Playa Blanca (el sur de la isla). En esta zona para mi se resumía en ir a la zona de la playa del Papagayo y aledañas, a tirarse a la bartola. Un par de detalles sobre estas playas:

a) Al ser zona protegida, el acceso con coche cuesta dinero, pero poco (menos de 5 euros). Además, si se va a partir de las 4 o las 5 de la tarde, ya nadie cobra en la barrera.
b) En esa zona solo hay un chiringuito para todas las playas que hay, y es un poco caro. Es recomendable ir con provisiones (bebida y comida).

Salimos del sur por la zona oeste de la isla a través de la LZ-2 hacia Yaiza (ahora del sur al norte, es decir, por donde NO se ha ido antes). Tras unos kilómetros veremos las salinas a la izquierda de la carretera. Por esa zona está además el desvío hacia Los Hervideros y El Golfo. En Los Hervideros, pequeña parada para ver las cuevas marinas. Seguimos hasta el golfo, donde es interesante ver la laguna verde, y también COMER. Hay buenos sitios para papear arroz con bogavante y similares. Recomendable.

Cerca de esta zona está el archiconocido Parque Nacional del Timanfaya. Destino turístico, pero no por ello desechable. Obligada la visita (lleva 2 o 3 horitas).

Adentrándonos en el interior, vamos a Yaiza y seguimos hasta Uga, donde tomamos la LZ-30, que discurre en la zona de La Geria, famosa por los viñedos. Hay alguna bodega junto a la carretera en la que se puede parar para comprar vino y visitarlas.

Siguiendo hacia el norte por la LZ-30 llegamos a San Bartolomé, en donde está el Monumento al Campesino. Interesante de visitar y recomendable el restaurante que allí hay, con menús típicos de la tierra, y a buen precio.

Desde aquí no queda lejos la playa de Famara, paraíso de surfistas. Se sale desde la LZ-30 a la carretera LZ-402 (a mano izquierda según se sube hacia el norte), que muere en dicha playa. Recomendable para tirarse varias horas, aunque suele haber bastante viento.

Volviendo hacia el interior, vamos a Teguise, donde es aconsejable una visita: Pueblo bonito con algún sitio decente para comer. Se continua hacia el norte por la LZ-10 hacia el valle de Haría. Aunque resulte cursi, es una zona preciosa. A mi siempre me ha recordado a un enorme Belén de Navidad, por los colores de la zona, las palmeras, las casitas, etc. Continuamos por la LZ-201 en dirección a Yé y al obligatorio Mirador del Rio.

Con no pocas curvas en la carretera, damos un rodeo para bajar hasta la costa norte de la isla, concretamente a Orzola, en donde se puede comer también bastante bien en los restaurantes del puerto.

Desde el puerto de Orzola salen los barcos a la isla de la Graciosa, visita completamente recomendable, aunque lleva un día completo. El barco va hasta la Caleta del Sebo, principal núcleo poblacional de La Graciosa. Allí lo más recomendable es alquilar bicicletas durante el día completo y acercarse a hasta alguna de las espectaculares playas de esta mini-isla, como p.e. la de Las Conchas, al norte. También resulta curioso ver el poblado de Pedro Barba, lo mas parecido al poblado de los Picapiedra, aunque los propietarios de las curiosas casas sean en general gente influyente y con mucha pasta de todo el archipiélago canario.

Volviendo a Lanzarote, desde Orzola bajamos bordeando la costa por la LZ-1. A poca distancia nos encontramos con las playas de la zona, aunque están bastante mal señalizada. Son playas que a mi me encantan, pues son de arena y rocas formando piscinas naturales grandes y poco profundas.

Varios kilómetros hacia el sur por la LZ-1 llegamos a otros dos hitos turísticos de la zona: Los Jameos del Agua y la Cueva de los Verdes. Personalmente me quedo sobre todo con esta última, aunque los Jameos también están bien para verlos.

Más al sur, en Punta Mujeres y Arrieta, tampoco está de más comer (no hay malos sitios). Y más adelante, siempre por la LZ-1, llegamos a Guatiza, con un jardín de cactus que no está mal para visitar si uno tiene tiempo.

Seguimos hacia el sur por la LZ-1 y llegamos a Tahiche, en donde está la fundación Cesar Manrique. Visita obligada.

Y continuando por la LZ-1, volvemos a Arrecife...

viernes, 13 de julio de 2012

Enhorabuena "Tarrina" (y esposa)

Joder, que vergüenza. Casi cuatro meses sin actualizar el blog. Y no será por falta de material, especialmente "político-económico-social". Lo tengo más que comprobado: hay una relación "causa-efecto" en la publicación de mis entradas en esta bitácora. En las épocas en las que consigo leer algo con cierta regularidad, me surgen ideas para publicar. Y en los momentos, cada vez más habituales por desgracia, en los que no tengo tiempo (ni hago por buscarlo) para devorar lectura, la mente se constriñe y no da para nada digno de exposición.

Y a día de hoy sigue siendo así, por lo a falta de iniciativa propia, he decido fusilar un pequeño texto confeccionado hace algunas semanas por una buena amiga. La ocasión lo merecía: otro buen amigo, bonvivantero to the max, pasaba por vicaría (bueno, no es del todo cierto, ya que el buen chaval solo se acerca a las iglesias para mear en la pared de la misma, práctica muy recomendable). Ese texto fue leido durante la ceremonia, y es el que aquí reproduzco.

Enhorabueba a tod@s, tanto a los nuevos esposos como a la autora del texto.


Ha querido el guión de la 2ª parte de esta película repartirme el papel secundario de escribir unas palabras a los protagonistas… así que espero ser candidata a un Oscar... el de consolación me vale….


Empezaré diciendo que admiro a Leticia, vivir con David se me antoja “un poquito” complicado. A David no le gustan las buenas costumbres, ni las normas, ni el conformismo, no le gustan los estereotipos, pasa del qué dirán y su humor no siempre es bien aceptado… Así que antes de conocer a Leticia sabía que tenía que ser diferente, porqué  David también es una de las personas más exigentes que he conocido.

Y efectivamente, es diferente; cuando la conocí, pensé: "Félix Rodríguez de la Fuente, Noé y San Francisco de Asís no le llegan ni a la suela del zapato". Chinchillas, hurones, perros y caballos…. en su casa sólo falta la Ovejita Lucera, pero tanto la Ovejita Lucera, como el resto de los animales caben en su corazón (y quizá por ese motivo lo tenga tan grande). No sé si fueron sus animales los que la contagiaron la naturalidad para decir lo que piensa, la valentía para defender la causas justas, la alegría, la ilusión y la simpatía, o bien las traía de fábrica; lo que está claro es que como buena soñadora, le acompaña ese aire de despistada por el que puede que no te salude, o incluso por pura timidez, y pese a que no cambiaría su caballo ni por el diamante más grande del mundo, sería capaz de regalarlo si un amigo lo necesitase, y de entre todas estas virtudes mi preferida es la de la facilidad que tiene para volver loco a David y conseguir que él esté encantado con su vida.

Porqué David no es fácil, salvo en algunas ocasiones. Por ejemplo: si le pillas en Fiestas con la camiseta rota, llenito de lamparones de arriba abajo y le pides la cartera, te la dará; es más, al día siguiente no recordará quien la tiene. También vale las veces que sale a comprar el pan y te lo encuentras a las doce de la noche, la una o las dos de mañana, no ha vuelto a casa, se ha comido el pan y también te dará la cartera. Puede darle por parar el tráfico en el antiguo "Snow Bar", sin que consigan echarle ni con cubos de agua y montar un atasco que llegue a Los Molinos…. Te puede dar un bufido, un palmetazo que te deje dolorido una semana, hacerte una crítica en la que se rían todos menos tú…. con él puedes terminar en Tombuctú, en el cuartelillo, bañándote en una piscina cualquiera de alguien (conocido o no)…. Un angelito… por cierto, fue una buena idea vestirle de Cupido en una de sus (múltiples) despedidas de soltero. Al parecer decidió aprovechar el disfraz, pedir dinero y más de uno, de dos y de tres le dieron pasta….

Como decía, con este Angelito, capaz de vivir 500 noches en un día, he discutido mucho y nos hemos reído más, tengo que decir que cada día me enseña a mirar la vida de otra manera y que detrás de la camiseta rota, hay una mente poderosa... y que me gustaría tener la mitad de la seguridad que tiene en si mismo. Que sus valores son mejores que los de cualquier religión que conozcamos. Que me ha protegido, apoyado, regañado y comprendido. Que la palabra amigo para describirle se me hace pequeña. Me prohibió ponerme sentimental, pero “esta vez” he decidido no hacerle caso. 20 años no son nada, pero después de 20 años sé que es parraó de corazón, que hablar de dinero le parece una vulgaridad, que vive intensamente, que su color es tirando a rojo, que no puede evitar blasfemar y sé que su personalidad no la conforman sus apariencias (nooooooo); lo que realmente tiene carácter es su corazón, su nobleza, e integridad, y que para describir lo que hay detrás de su fachada, la verdad es que falta tiempo y palabras.

Gracias pareja, por ese arte que manejáis, y al resto y, como diría el Telesilla de Cercedilla “no te enrolles Charles Boyer”
 A.C.C.